Hoy jueves 25 de junio a las 10 de la mañana, se marca un hito en la lucha contra el proyecto Alto Maipo. Por primera vez en su historia, la causa contra la hidroeléctrica llega a la justicia ambiental.

A esta hora, el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, llevará a cabo los alegatos en la causa que busca resolver tres reclamaciones presentadas en contra de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), por la aprobación del programa de «cumplimiento refundido» del Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo.

Los reclamos fueron interpuestos por la concejala de San José de Maipo Maite Birke; la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo; y un grupo de integrantes de la Red Metropolitana No Alto Maipo, en conjunto con una vecina de dicha comuna.

Esto, después que la SMA aprobara el programa de cumplimento elaborado por la empresa y suspendiera el procedimiento administrativo sancionatorio llevado en su contra por varios otros incumplimientos a la RCA que aprobó el proyecto.

¿Qué se reclama? En términos generales, que el programa de cumplimiento presentado por Alto Maipo SpA y aprobado por la SMA no cumpliría con los requisitos para su aprobación, por cuanto no contaría con los contenidos mínimos exigidos por la normativa vigente.

Por ello, solicitan al Tribunal Ambiental que invalide la resolución que aprobó el programa y proceda a rechazarlo, y que se ordene a la SMA a reiniciar el procedimiento sancionatorio contra la empresa. 

Los peligros de Alto Maipo

En marzo de 2013, el periodista Francisco Marín en su reportaje titulado «Los peligros de Alto Maipo» (Revista Proceso, México), daba cuenta del riesgo que implicaba para Santiago la realización de este proyecto: «Un aluvión de barro que cayó el 21 de enero sobre las nacientes del río Maipo, que determinó que veintidós municipios y más de dos millones de habitantes quedaron sin agua potable, mostró los graves riesgos que se ciernen sobre la capital chilena y sobre el medio ambiente que le rodea, en caso de aprobarse el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM) de la empresa estadunidense AES Gener».

Esto, porque el Maipo, además de abastecer de agua potable a 6 millones de personas en Santiago, riega 120 mil hectáreas agrícolas de las más productivas del país. También aporta aproximadamente 80% de los áridos (arena y grava) utilizados para la construcción en la Región Metropolitana (RM).

En el mismo reportaje, la ambientalista Sara Larraín advertía que «se va a intensificar la desertificación, al captar el nacimiento de las aguas y trasvasijarlas hacia otras cuencas. Este proyecto no es de centrales o de embalses, sino de pasada; pero hay un trasvasije de cuencas. No es lo mismo que se tome agua en el río Maipo en este lugar y que cincuenta metros más abajo se devuelva a este mismo río. En este caso se toma agua en los ríos Volcán, Yeso y Colorado y se trasvasija en el río Maipo 70 kilómetros más abajo».

Comunidad organizada contra el proyecto

Esta es la primera vez que las organizaciones del movimiento ciudadano No Alto Maipo llegarán a los tribunales ambientales. Tomás González, ingeniero en Recursos Naturales Renovables e integrante de la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, explicó al portal Ladera Sur: “Por primera vez llegamos a tribunales ambientales, entonces, es una instancia súper importante. El plan de cumplimiento es súper irregular, todo quedó en papeles, nada de eso se está solucionando en la realidad”, advierte.

La presidenta de la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, Marcela Mella, agrega sobre el mismo punto: “El plan de cumplimiento es un compromiso que toma el proyecto luego de que la autoridad ambiental, en este caso la Superintendencia del Medio Ambiente, abre un proceso de sanción contra Alto Maipo por reiterados incumplimientos a la Resolución de Calificación Ambiental. De un total de 14 incumplimientos, 9 son considerados como graves por la autoridad ambiental, entonces, para subsanarlos, la empresa presentó este plan de cumplimiento, el cual tiene graves deficiencias técnicas. Incluso, para poder subsanar algunos de los incumplimientos aumentaron, por ejemplo, los horarios de transporte de sus vehículos”.

De acuerdo a lo explicado por las organizaciones, algunas denuncias apuntan a incumplimientos de la empresa en materia de transportes, destrucción de glaciares, construcciones indebidas, y el impacto en los sistemas de aguas, tanto superficiales como subterráneas.

Asimismo, acusan que la construcción de la red de túneles de Alto Maipo, de más de 70 km de excavaciones, no fue evaluada desde el punto de vista hidrogeológico, por lo que, prácticamente, están terminando con las fuentes de agua que hay al interior de la cordillera.

«Han talado ilegalmente nuestros bosques, han destruido vegas y humedales, están contaminando las aguas con metales pesados severos para la salud, y están usando explosivos bajo los glaciares de la única Área Protegida del Estado en Cajón del Maipo», recordó Anthony Prior, vocero de la Red No Alto Maipo.

Respecto a los glaciares, Prior advierte que «a pesar de la existencia de cientos de glaciares en el área de intervención del proyecto, Alto Maipo decidió simplemente no considerarlos, omitiendo prácticamente por completo la existencia de glaciares en la zona. Los impactos derivados del uso de tronaduras y la máquina tunelera para construir el túnel de Alto Maipo bajo los glaciares, específicamente, no fue algo estudiado, esto pues, como ya hemos dicho, ni siquiera los glaciares fueron considerados como una variable en sí».

Alegatos pueden verse online

La transmisión de los alegatos contra Alto Maipo comienza a las 10 de la mañana, en la página web del Tribunal Ambiental (www.tribunalambiental.cl).

«Hacemos un llamado a la ciudadanía movilizada y organizada a que nos acompañen en esta instancia presenciando la audiencia virtual y nos ayuden a generar la mayor presión posible manifestándose por las redes sociales dado el confinamiento para que, por una vez, ¡tengamos justicia!», afirmaron desde la Red No Alto Maipo.

«Alto Maipo no solo está contaminando el agua potable de la comunidad y de Santiago, destruyendo glaciares, sino que también juega con la salud pública y expone a la población en medio de la peor pandemia que recordemos, usando salvoconductos ilegales para trasladas a los más de cuatro mil trabajadores del proyecto, trasgrediendo todo a su paso, como quedó de manifiesto el día martes con la denuncia que ingresamos al Ministerios Público por infracción al artículo 318 del Código Penal y a lo que establece el instructivo sanitario decretado en la última semana por la autoridad sanitaria y faltando incluso al toque de queda», concluyeron.